Fútbol

Introducción

La importancia del deporte en la sociedad ha estado basada tradicionalmente en los deportes individuales. Cuando los deportes colectivos, y entre ellos el fútbol, crecen en importancia en la mitad de este siglo, son enseñados por los mismos profesionales que trabajaban en los deportes individuales, con una orientación basada en la técnica sin tener en cuenta factores como la adaptabilidad y la incertidumbre propias del fútbol. Las situaciones en que se encuentra en un jugador de fútbol son siempre cambiantes, a la diferencia de la gran estabilidad del entorno que tienen los deportes individuales, por lo tanto, la enseñanza del fútbol necesita aplicar esta variabilidad o crear condiciones para que se produzca.

Características del modelo de enseñanza propuesto
Según Corbeau (1990), los motivos expresados por los alumnos/as que empiezan a jugar al fútbol determinan los movimientosque más les atraen:
• Desplazar el balón hacia delante, (40%).
• Chutar el balón, sobre todo para marcar gol, (35%).
• Hacer pases, (10%).
• Correr sobre el terreno, (10%).
• Defender el balón, (5%).

Estos intereses del alumno/a serán el punto de partida para ir orientándole hacia la enseñanza y comprensión del fútbol a través de un proceso metodológico activo basado en el juego. Nuestro enfoque parte de la lógica del juego, por lo que propongo la evolución de la técnica a la táctica.
El modelo propuesto está basado en las teorías sobre iniciación deportiva de Blázquez, D. (1986), y Devis. J. (1992), en su aplicación deportiva en los juegos colectivos y en la de Wein, H. (1995) en su aplicación específica al fútbol, y le podríamos categorizar como un modelo que desarrolla tanto la comprensión como la capacidad de juego del fútbol.

Pedagogía global en la enseñanza del fútbol

La pedagogía global pone énfasis en que el aprendizaje no resulta de la asociación de elementos, sino que constituye un todo que se impone al sujeto. El todo se puede dividir en unidades elementales, pero no es igual a la suma de sus elementos, se aprende globalmente.
A menudo se compara al equipo de fútbol con una máquina; esto es un error. Una máquina no posee inteligencia, una máquina no juega, no se adapta a las circunstancias, sólo responde a problemas resueltos de antemano. Esto no es el caso del fútbol donde las situaciones de juego son contingentes y extremadamente diversificadas.
En el marco de esta pedagogía global el fútbol debe ser tratado como un sistema de relación entre una serie de elementos que, por su configuración, pueden hacer cambiar el entorno. Toda estructura siguiendo el principio de totalidad, está fuertemente solicitada. Es decir, no se puede entender un comportamiento del juego, por ejemplo, el tiro a gol sin considerar a su vez otros elementos que condicionan ese tiro a gol sin considerar a su vez otros elementos que condicionan ese tiro (el posible pase a un compañero mejor situado, las pocas posibilidades de conseguir gol por falta de ángulo de tiro, la posibilidad de realizar como solución más adecuada una jugada individual…).
Este modelo se basará en una explotación cada vez más amplia de la estructura del fútbol. Para conseguirlo deberemos plantear situaciones de juego progresivas en cuanto a su complejidad pero con una estructura mínima.
El juego se considera el motor esencial de este modelo (equivale a marcar/desmarcarse, atacar/defender…), porque en la práctica del fútbol, en cualquier acción, todos los jugadores intervienen de forma global. Al niño, que procede de lo general a lo particular, le es mucho más coherente partir de una forma competitiva, lúdica y global para llegar después a lo individual. Las razones para la utilización de los juegos en el proceso de enseñanza aprendizaje del fútbol:
• Los juegos con su estructura se adaptan al estado físico, mental e intelectual del alumno.
• Los juegos son actividades que solicitan de todo el mecanismo del acto motor: percepción, decisión y ejecución.
• Se habitúan los alumnos/as con los juegos a la comunicación y colaboración, tanto en la fase de ataque como en la de defensa, lo que desarrolla la sociabilidad.
• Se mejora la relación espacio-temporal en cualquier acción del juego, lo que facilita la asimilación de las diversas informaciones que reciben constantemente del juego, como por ejemplo, la ubicación de los compañeros, adversarios, el balón…
• Permiten la participación activa de todos los alumnos/as, lo que potencia su capacidad de imaginación y creación.
• Se aprende las reglas del juego y su utilización.
• Los juegos disponen de una ininterrumpida serie de sensaciones, tanto de éxito como de fracasos, propiciando una cierta preparación para la vida.

La diversidad de la práctica que dé al principiante un buen bagaje de experiencias motrices se manifiesta como algo esencial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *